Saltar al contenido

¿Cómo conseguir objetivos y metas?

Los objetivos hacen que tengamos un porqué, un motivo por el que levantarnos cada de la cama y seguir avanzando. ¿Sueles dejar tus proyectos a medias y no alcanzas tus metas? Aquí te muestro una guía completa con consejos avalados científicamente para lograr tus objetivos.

Como alcanzar los objetivos y las metas

Guía completa para lograr tus metas

Si te estás preguntando por qué no eres capaz de cumplir tus objetivos, esta guía te ayudará. Está muy resumida, con 7 sencillos pasos que si sigues, te llevarán hasta donde te propongas:

Fija un rumbo

El rumbo es algo más que el objetivo, es una meta muy concreta. Un objetivo puede ser mejorar tu salud, conseguir una vida de abundancia o aprobar el curso.

Todos esos objetivos tienen en común lo poco específicos que son. Para conseguir lo que te propones debes saber a la perfección hacia dónde te diriges.

Sin dirección ningún viento es favorable

Séneca

Tener tus metas claras te ayudará a crear una estrategia sólida sobre la que actuar, sin la posibilidad de ir por los caminos que rodean a tu senda principal, es mucho más sencillo llegar a la cima.

Crea una estrategia

Cuando sepas claramente qué objetivos quieres lograr tienes que preparar un plan para llegar hasta ellos.

Recuerda, debe ser un plan concreto, detallado y accionable. Es decir, tienes que ser capaz de seguirlo, por lo que si tu objetivo es bastante complicado, no empieces trazando pasos que no eres capaz de cumplir.

Conseguir tus objetivos va a ser una carrera de fondo, no un sprint momentáneo, por lo que no vale de nada correr al principio si luego vas a perder esa fuerza inicial.

Para poder cumplir tu estrategia, esta tiene que estar fraccionada en pequeñas metas más fáciles de alcanzar, de modo que si las consigues todas, llegas a tu objetivo final.

Atención, este es un consejo muy valioso 👇🏻:

Tienes que ser capaz de cumplir una estas metas semanalmente, de modo que vayan generando sensación de mejora con la suficiente frecuencia como para no abandonar.

Escríbela y ponla en un lugar visible

Si quieres que toda tu estrategia tenga mucho más poder sobre tu mente y que te sea mucho más difícil desprenderte de ella necesitas escribirla.

Escribir las cosas a mano hace que asienten mucho mejor en nuestra cabeza. Además, al desglosar la estrategia en pequeños retos más fáciles de conseguir, puedes utilizar Post-it para colocar estos pequeños retos en lugares visibles, como puede ser la nevera, la puerta de baño o la de la calle.

Pon una fecha límite

Mucha gente trabaja mejor bajo presión, ¿eres uno de ellos? Tanto si lo eres como si no, tus metas necesitan una fecha. Un lugar en el calendario fijo, inamovible (no te pases y pon una fecha factible).

¿Imaginas tener como objetivo aprobar el examen de recuperación de matemáticas, pero que no tenga una fecha fija y que el profesor no quiera poner una fecha? Por supuesto, ningún alumno empezaría a estudiar hasta no saber que habrá un examen en un día concreto.

Poner una fecha límite hará que todos tus esfuerzos se dirijan a haber completado todos los desafíos pequeños dentro de ese plazo de tiempo, maximizando los resultados y la eficiencia.

Actúa

Plantear la mejor estrategia posible no te garantiza el éxito. Si quieres resultados, tienes que actuar.

Las ideas no valen nada si no van acompañadas de una puesta en práctica

No importa si no consigues la estrategia perfecta, necesitas ser lo suficientemente valiente como para lanzarte al abismo y actuar, no importa lo que piensen, no importa si no es perfecto, importa que lo hagas.

Mejor hecho que perfecto

Visualízate en la cima

La visualización es una de las mejores maneras de mejorar nuestro rendimiento para llegar a un objetivo. Ya no solo imaginar que has llegado a donde querías, sino también imaginar el proceso.

Imagina que tu meta es ser capaz de correr los 100 m en 12 segundos, pero que de momento tienes una marca de 15. Tu visualización podría ser la técnica con la que corres, viendo a cámara lenta el proceso, como si estuvieses entrenando, pero mentalmente.

Aunque puede sonar un poco raro, esto es algo que mejorará en gran medida tus resultados y no ocupa gran parte de tu tiempo, puedes hacerlo mientras estás en la ducha, cuando te vayas a dormir o mientras vas en el transporte público.

Persevera

Los grandes objetivos, aquellos que de verdad merecen la pena, no son fáciles de conseguir. Se requiere disciplina, que por desgracia, escasea en la sociedad actual.

Lo que hace grandes a los que alcanzan los mayores éxitos no es su talento innato, sino su nivel de compromiso, disciplina, capacidad de adaptación y perseverancia.

En el camino habrá muchas piedras, muchos momentos en los que la tentación de tirar la toalla sea tan grande que abandonar sea tu única opción.

Pero eso son buenas noticias, quiere decir que estás haciendo algo a lo que no estás adaptado, algo que supone en ti un verdadero cambio, porque como dijo el piloto de carreras Mario Andreti:

Si todo parece estar bajo control es que vas demasiado despacio

Conclusión

Todo el mundo debería tener metas, metas a corto, a medio y a largo plazo. Son tu referencia, un lugar hacia el que remar en la vida. Da igual cuales sean, no todas tienen que ver con el dinero o con conseguir un cuerpo más estético.

Cada uno tiene su lucha, lo importante no es qué lucha, sino tenerla. Si has llegado hasta aquí, te felicito, puesto que ya tienes una meta. Ahora solo tienes que seguir la hoja de ruta que te he explicado y con tesón y paciencia, llegarás a donde te propongas.

Artículos relacionados: