Saltar al contenido

8 Trucos para salir de la zona de confort

Desgraciadamente cada vez es más común ver a personas que son auténticos presos. No están en ninguna cárcel física, sino que viven en la prisión de la conformidad.

En esta jaula se encuentran privadas de nuevas experiencias, de conocer a personas maravillosas y de continuar su desarrollo como persona.

Cómo se sale de la zona de confort

Exacto, hablamos de la zona de confort

Qué es la zona de confort

La zona de confort es un estado psicológico en el que un individuo desarrolla su vida bajo conductas y actitudes que hacen que se mantenga en la «zona segura».

En esta zona de seguridad, su vida no tiene riesgos ni peligros inesperados, de manera que aparentemente tiene todo bajo control, es decir, va en «piloto automático».

Así, se van perpetuando una serie de comportamientos, acciones y estrategias que hacen que la vida de esa persona sea totalmente plana.

Resumiendo, se puede decir que son todas esas acciones o actividades que, en nuestro día a día, son normales, que no nos sorprenden y a las que no nos tenemos que adaptar, sin necesidad de ser plenamente conscientes de que las estamos viviendo.

Por qué salir de la zona de confort

A simple vista puede parecer perfecto, ¿no? Tienes tu vida controlada y llevas a cabo una serie de actividades que hacen que te sientas a gusto.

Y es que, poco a poco, la vida no nos parecerá interesante, ¿imaginas ver la misma película todos los días?

Las personas que andan sumidas en la zona de confort pueden darse cuenta de ello muy fácilmente. Sin embargo, para saber que estás en la zona de confort, debes saber qué es la zona de confort.

Si somos capaces de autoevaluarnos de la manera más objetiva posible, podremos destacar de nuestro comportamiento los siguientes puntos:

  • En algunas personas puede provocar sensación de aislamiento. Sobre todo en aquellas personas cuyos círculos de amigos, en caso de haberlos, no son muy cercanos. Una persona dentro de la zona de confort no es capaz de conocer a gente nueva, pues supone una rotura en su rutina de la comodidad.
  • Vivir el mismo día, todos los días, causa una gran desmotivación. Además, estas personas no suelen tener metas relevantes en sus vidas. Por lo que no tienen un motivo por el que avanzar y no tienen la necesidad de adaptarse a la situación para conseguir sus objetivos..
  • Estas sensaciones, en algunos casos pueden llevar a causar depresión.
Cómo salir de la zona de confort

Una vez hemos identificado el problema, es mucho más sencillo actuar. Mira algunos de los beneficios de dejar atrás la zona de confort:

Vivirás nuevas experiencias que te mejorarán como persona

Lo que nos hace grandes como personas son nuestras experiencias. Estas son las que nos marcan profundamente, unas más que otras, y poco a poco, forjan nuestra personalidad.

De este modo, las personas que llevan más vivencias a sus espaldas, son las más ricas. Y si han podido vivir todas esas experiencias es porque no se acomodaron demasiado, siguieron buscando experiencias y las encontraron.

Estos individuos han podido apreciar situaciones muy dispares, llevabas a cabo por gente muy distinta entre sí, pudiendo aprender de todos ellos, generando en ellos una red de conocimientos y maneras de pensar que destacan entre el resto.

Te ayudará a desarrollarte como persona

Soy de esas personas que sostiene que, la mejor manera de aprender a hacer algo es haciéndolo. Las experiencias que vivimos son la mejor manera de aprender.

Por ello, la mejor forma de desarrollarte como persona es no quedándote quieto. Conoce a gente nueva, lee libros que antes no leías, crea nuevos hábitos…

Estos nuevos comportamientos te abrirán puertas nuevas, siendo capaz de afrontar mejor los desafíos que la vida irá poniendo en tu camino.

Hará de ti una persona más fuerte

Dentro de todas las experiencias nuevas a las que nos abrimos una vez salimos de la zona de confort, las encontraremos buenas y malas.

Puede parecer negativo, pero aprender tanto de lo bueno como de lo malo es la mejor manera de convertirte en una gran persona.

Una vida en la que todo te sale bien, no es una vida plena. Los humanos fallamos y eso es algo que no se puede negar.

Pero eres tú quien decide cómo afrontas esos fallos: como lecciones para aprender más sobre la vida o como una manera de autocastigarte.

Tu vida será más emocionante

No quiero decir que tu vida vaya a parecer una peli de acción, pero el simple hecho de hacer cosas que antes no hacías va a provocar la aparición de situaciones nuevas en tu vida.

Un día a día en el que constantemente sabes qué va a pasar debe ser la peor tortura de todas. Las sorpresas, la curiosidad por descubrir qué pasará e incluso el miedo son emociones que saldrán a la luz tras mucho tiempo.

Empezarás a amar tu vida (aunque suene un poco filosófico es cierto). Empezarás a vivir en el presente, disfrutando de todas las sensaciones, que aunque no sean nuevas, si que han cogido un poco de polvo.

Aumentarás la confianza en ti mismo

Una vez seas capaz de escapar de esa jaula invisible, serás capaz de hacer cosas a las que antes no te atrevías.

Imaginemos que quieres buscar nuevas amistades pero no te atreves a decirle a nadie si quiere ir contigo a dar una vuelta y charlar.

La primera vez que lo hagas, te costará mucho, pero para la próxima no tendrás que pensártelo dos veces.

¿Y qué si te dicen que no? Es simplemente una persona entre los miles de millones que hay en la Tierra

Estas pequeñas acciones son las que hacen que cada vez confíes más en ti

Cómo salir de la zona de confort

Puede que te hayas cansado de vivir al otro lado de los barrotes y quieras salir de la zona de confort.

Pero antes: no te obsesiones, querer dejar de lado todas tus rutinas de un día para otro puede ser contraproducente

No tienes por qué romper con todo lo que hacías antes. El cambio debe ser gradual, de manera que te vayas dando cuenta de que no pasa nada por actuar distinto.

Aquí puedes ver algunas recomendaciones para salir de la zona de confort:

Pierde el miedo a lo desconocido

El motivo por el que salir de la zona de confort da auténtico pavor es porque por naturaleza, tendemos a desconfiar de lo desconocido.

A diferencia de lo que muchos puedan pensar, seguimos siendo iguales que hace 100.000 años. Entonces, el simple hecho de acercarnos de más a un animal que no conocíamos podía suponer nuestra muerte.

El entrar en una cueva en la que no sabes lo que hay, puede ser fatal. El fuego les parecía brujería.

Todo esto, por el miedo a lo desconocido. Afortunadamente, en la actualidad no sufrimos estos problemas, pero a nuestro cerebro aún le cuesta asimilarlo.

Por eso, cuanto antes te des cuenta de que lo desconocido no es tan malo, podrás tomar más acciones en tu vida.

Saca tu lado más espiritual

Muchas personas viven dentro de cárceles que ellos mismos crearon. Los motivos para ello son múltiples, pero el más común es la aceptación y la tranquilidad.

¿Cuánta gente trabaja en algo que odian solo porque dejar el trabajo y hacer lo que realmente les llena daría mucho que hablar?

A estas personas les recomendaría meditar, de manera que consigan definir unas metas claras en su vida y desarrollar una estrategia para conseguirlas.

Además, pueden apoyarse en libros que les ayuden a encontrar su pasión, o que simplemente les hagan reflexionar. Aquí puedes ver algunos:

Busca nuevas amistades y conoce gente

Una de las mejores formas de salir de la zona de confort es rodeándote de gente nueva. Esto no quiere decir que mandes a la mierda a tus viejos amigos, pero deberías buscar otras amistades.

El mero hecho de pasar tiempo con otras personas ya contribuye a tu huida de la zona de confort. Además, es probable que hagas planes que no haces a menudo, dando más variedad a tu vida y generando nuevas experiencias.

Descubre tu potencial y ponte desafíos

Muchas personas que van en este «piloto automático» del que hemos hablado anteriormente llegaron a este estado por no tener metas.

Porque si no tienes objetivos, no tienes una dirección en la que remar, y por tanto, pierdes las riendas de tu vida.

Para que te sientas plenamente realizado y sepas en qué dirección debes avanzar, debes ponerte desafíos en tres áreas (bajo mi punto de vista):

  • Económica: tener objetivos a nivel económico puede ser muy provechoso para ti. Ya no solo por los ingresos extra que obtendrás, sino porque aumentarás tu productividad y te darás cuenta de lo que realmente eres capaz.
  • Física: los objetivos a nivel físico no solo giran en torno a la estética, sino que pueden ser objetivos a nivel de rendimiento. Seguro que hay algún deporte que te gusta, en ese caso, podrías comenzar a practicarlo. Y si ya practicas uno, puedes ponerte una meta, como correr 10 km seguidos.
  • Sentimental: puede que hablemos de un aspecto más abstracto. Pero aún así se pueden marcar objetivos, como mantener una relación más sana con tu pareja, o conseguir ser amigo de alguno de tus ídolos.

Acepta y se consciente de que fallarás en el camino

El camino hacia tu vida ideal se encuentra lleno de obstáculos que dificultan el camino. Eres tú quien decide qué hacer con esos muros que se levantan ante ti.

Puedes verte derrotado ante las dificultades o hacer uso de ellas para llegar más lejos. Sin embargo, antes de usar los problemas como trampolines hasta tus metas necesitas aceptar que los habrá.

En esta vida, todo lo que merece la pena requiere esfuerzo, constancia y dedicación. Y ser feliz es de las pocas cosas que merecen la pena. Por ello, no te desanimes ante el primer problema o fallo en el camino.

Ryan Holiday hace muy buenas reflexiones sobre este tema en su libro «The Obstacle Is the Way»:

En inglés

En español

Cambia tu manera de actuar

¿Te has parado a pensar qué es lo qué quieres hacer con tu vida? Una vez lo sepas debes encaminar tus acciones hacia ese objetivo.

Desactiva el piloto automático y empieza a tomar las decisiones que marcarán tu vida. Una vez cambies tu manera de actuar, saldrás de la zona de confort.

Haz críticas constructivas y acepta críticas

Cuando estás en la zona de confort las críticas son como agujas que amenazan con pinchar la burbuja en la que estás viviendo.

Por ello, si quieres romper con esa barrera tienes que aceptar aquellas críticas que te hagan ser mejor, y del mismo modo, criticar de manera constructiva siempre que te sea posible.

Gracias a las críticas que recibes, conseguirás acercarte más hacia tus objetivos. Y haciendo sugerencias a los demás para mejorar, consigues ver los fallos de los demás para no cometer sus errores.

Aléjate de las redes sociales

Las redes sociales son la peor delas maneras existentes para gastar tu tiempo. Las personas malgastan horas de su vida viendo la vida de otros, síntoma inequívoco de que les gustan más las vidas ajenas que la suya propia.

No se trata de ser extremista, puedes poner un limitador de tiempo a 30 minutos para las redes sociales, pues son una parte importante de la sociedad actual.

También hay que diferenciar a las cuentas de Instagram y otras redes sociales que realmente aportan valor, de las que no lo hacen.

Las primeras, pueden ser un gran apoyo para mejorarte, las segundas, pueden ser tu perdición.

Lecturas recomendadas:

Referencias:

https://repositorio.uam.es/handle/10486/660088

http://www.whiteandmaclean.eu/from-comfort-zone-to-performance-management/

http://www.eumed.net/ce/2011a/jamg3.zip

Si te ha parecido interesante puedes dejar un comentario y compartir 👇🏻: