Saltar al contenido

Dejar la universidad: ¿El fin del mundo?

Infantil, primaria, la ESO, bachiller, la temida selectividad, y la universidad. Por supuesto, luego te sacas un máster y buscas un buen trabajo…

No se si dejar la universidad

Al leer el párrafo de ahí arriba, ¿qué has pensado? Si te ha parecido un buen plan, puede ser por dos motivos:

  • Que de verdad pienses que ese camino es el mejor para ti, y para tu futuro. Lo cual me parece perfecto.
  • Que creas que hacer ese recorrido es la decisión adecuada solo porque es lo más normal. Lo que se esperan de ti y lo que te han repetido hasta la saciedad.

Si no sabes muy bien qué pensar, déjame decirte que probablemente sea la segunda.

Me llamo Adrián y soy un fracaso universitario

¿Es malo dejar la universidad?

En esta vida casi nada es blanco o negro. Por ello responder a esta pregunta se hace muy complicado.

Aunque antes de darte una respuesta, dime, ¿qué quiere decir que algo sea malo? Probablemente dejar la universidad porque no quieres hacer nada con tu vida lo sea, ¿pero y si no es así?

Puede que tomes esta decisión para encontrar un camino mejor hacia tus metas, es decir, algo positivo.

Sin embargo la sociedad nos muestra justo lo contrario, yo dejé la universidad, por lo que se de lo que hablo, pero antes déjame enseñarte una cosa:

dejar la universidad, si o no

Lo que ves en la imagen son las búsquedas que hace la gente en internet: «mi hijo quiere dejar la universidad», «quiero dejar la universidad» o «dejar carrera universitaria» son solo algunas de las que me he encontrado.

Y muestra las dos caras de la moneda: el estudiante que no quiere seguir con esa carrera, y los padres, que no saben qué han hecho mal.

El «mi hijo quiere dejar la universidad», es probablemente la búsqueda de un padre o una madre desesperada. Lamentándose porque no sabe en qué ha fallado.

El otro es su hijo, que no quiere seguir el camino que había empezado, pero no sabe cómo decirlo, por eso busca ayuda en Internet.

¿Te das cuenta? Hablamos de esto como si fuese… no sé, como si hubieses cometido un crimen y tu madre estuviese buscando desahogo en Internet.

Mi opinión: dejar la universidad no es malo, siempre y cuando tengas plan

¿Cuál es mi historia?

Si esta parte no te interesa pincha aquí para ir directamente al apartado donde explico cómo dejar una carrera universitaria.

Hagamos un salto temporal hasta bachillerato: en la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) siempre había ido por ramas de la salud, y como tal cogí el bachiller sanitario.

Nunca, nunca había sido un buen estudiante, era de los del «5 raspao», no se si me entiendes. Pero sabía que en bachillerato tenía que apretar, con lo que conseguí una nota media de 9.06 y una mención honorífica.

Al terminar la selectividad tenía un 12.661, y ¿sabéis qué quería estudiar? No tenía ni idea, como la mayor parte de personas con 18 años. Este fue el primer fallo que me hizo dejar una carrera universitaria 2 años más tarde.

¿Cómo vas a tomar una decisión que se supone marcará el resto de tu vida con 18 años? Ojo, no por falta de madurez, sino porque es demasiado pronto.

Y digo se supone porque por eso estás aquí, porque tomaste esa decisión y crees que no es lo mejor para ti. Sin embargo, sabes toda la presión que ello conlleva, y que aunque tu familia te apoye, no lo verá con buenos ojos.

Antes de hacer selectividad no sabía qué estudiar, mientras hacía los exámenes, no sabía qué estudiar, y hasta que no tuve las notas no me decidí.

Ojalá hubiese sido una de esas personas que desde pequeños sabían que querían, mi vida hubiese sido mucho más sencilla, pero por suerte o por desgracia no soy así.

Tras mucho pensarlo, me decanté por Medicina, ¿lógico no? Bachiller de salud, 12.661 en selectividad, antes llamada PAU (Prueba de Acceso a la Universidad), ¿qué otra cosa podía hacer?

Comenzó el primer año en la facultad y me iba bastante bien la verdad. Tenía, y tengo un grupo de amigos increíble, vivía con mi pareja en otra ciudad, aprobaba todo y con buena nota…

A mediados de mayo empecé a tener dudas, no es que me plantease dejar la carrera en primero, pero por mi cabeza pasaban este tipo de pensamientos:

«¿De mayor quiero dedicarme a esto?»

«¿Merece la pena dedicar este tiempo a algo de lo que no estás seguro?»

«¿Es la medicina mi camino?»

«¿Por qué estás aquí?

Días, semanas pensándolo en silencio, sin decírselo a nadie. Creo que esa fue la mejor decisión que tomé. Sabía que si se lo decía a alguien me tomarían por loco: ¿cómo que vas a dejar medicina?, ¿tu estás tonto o qué?

Si hablaba con alguien del tema sabía que me iba a influenciar, que con una simple conversación iba a despertar en mi cosas que no pensaba.

Así que me callé, no dije nada hasta que no tenía la decisión de dejar la carrera prácticamente tomada. Porque sí, es una decisión que tengo que tomar yo, no mis padres. Ni siquiera yo en conjunto con ellos.

¿O acaso son ellos los que tienes que ir a clase, estudiar, ir a prácticas, hacer trabajos…?

Pensaba que el problema era la carrera que había elegido y por eso busqué otras alternativas. Pensé que fisioterapia sería lo mejor, me gusta el deporte y eso podría abrirme puertas a gente que son referentes para mi.

De hecho me dejé una asignatura de medicina sin estudiar, como me iba a cambiar y esa no me la convalidaban, ¿para qué iba a hacerla?

Y aquí el giro dramático de los acontecimientos: no se cómo ni por qué, decidí seguir en medicina. Eso si, al mes de empezar el segundo curso decidí tirar del freno de mano y acabar con esto.

Al empezar el curso, los pensamientos volvieron a mi cabeza, no tenía claro que esto fuese lo que quería estudiar.

Solo sabía que no quería ser médico, que suena bien sí, Doctor Gutiérrez, pero no lo veía como un buen futuro. No lo tenía tan claro como para invertir 10 años de mi vida en ello, no tenía un motivo por el que luchar.

Sin motivo no hay motivación

Quiero dejar la carrera, ¿qué hago?

Cuando empezamos a plantearnos seriamente cómo dejar la universidad es cuando los pensamientos sobre ello parece que te persiguen.

En la trayectoria de todo estudiante, sobre todo si el grado en cuestión demanda mucho de ti, es normal verte sin fuerzas en algún momento, estar deseando tirar la toalla y mandarlo todo a la m*****.

Yo me iba a la cama pensando en esto, y me despertaba con lo mismo. Todos los días. Iba a clase y por el camino pensaba en esto, en clase, pensaba es esto. Ocupaba mi cabeza constantemente.

En ese momento, es cuando tienes un problema, y no es que estés cansado y necesites un respiro, es que en tu cabeza hay algo que te dice que ese no es tu lugar. Tienes que dejar la universidad.

Apoyarte en tus amigos puede hacer que veas todo mucho más claro. Si de verdad te aprecian, te apoyarán sea cual sea la decisión que tomes

Para mi fue muy importante saber que mis amigos me apoyaban. Por supuesto, si sabes que un amigo va a separarse de ti, no te va a gustar. Sin embargo, tienes que dejarle ir, ya que sabes que amarrarle, solo le hará más daño.

Pero lo más importante, es saber identificar, si realmente quieres dejar la carrera o es que estás «de bajón». Para ello puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué elegí esta formación? Es decir, que pasaba por tu cabeza para elegir esa carrera.
  • ¿Sigo teniendo los mismos pensamientos que me llevaron a elegirla?
  • Si la respuesta es no, tienes que preguntarte qué piensas y si lo que piensas se adapta a esta carrera universitaria o tienes que buscar otra.
  • Por otro lado, si la respuesta es sí, puede que algo te esté desanimando y por eso quieres dejar la carrera.
  • ¿Es la metodología, los profesores o las salidas profesionales lo que no te agradan?
  • Si son los dos primeros los que no te gustan, no puedes hacer nada. Pero si son las salidas profesionales las que no te motivan a seguir, lo tienes complicado.

Es muy difícil subir una montaña cuando no quieres llegar a la cima. Sobre todo cuando el trayecto dura cuatro años, en ocasiones más. Si tras todas esas preguntas aún piensas: «quiero dejar mi carrera», sigue leyendo.

Por eso, la respuesta clara a: «¿qué hacer si quiero dejar la universidad?» es, que si estás seguro de ello, adelante. De la otra manera serás un esclavo, que va a clase y estudia algo que no quiere por cumplir y no decepcionar a su familia.

Y respecto a cómo dejar una carrera carrera universitaria, voy a intentar darte unos pasos muy breves para que tú puedas adaptarlos a tu situación:

  • Piénsalo bien, habla con tus amigos y gente de mucha confianza.
  • Si aún dependes de tus padres siéntate con ellos, diles los motivos por los que quieres dejar esa carrera y hazles ver que no quieres dejar de mejorar, que simplemente tomaste el camino equivocado y que ahora intentarás tomar la decisión correcta.
  • Ve o llama a la secretaría de tu centro para que te digan cómo es el proceso.
  • No te preocupes, esto les pasa a muchos, pero solo unos pocos tienen las agallas para hacerlo.

Qué hacer después de dejar la universidad

Este punto esta relacionado con el anterior, pues en función cuál fuese tu motivo para marcharte de la universidad, tendrás unos objetivos u otros, lo que marcará tu futuro. Vamos viendo uno a uno:

Dejar una carrera por otra

En muchas ocasiones nos confundimos, somos humanos, ¿por qué no nos íbamos a confundir al elegir estudios?

Si al reflexionar te has dado cuenta de que hay algo que te gusta más, o incluso te has planteado una serie de objetivos y para alcanzarlos tienes que cursar otra carrera hazlo.

Nadie está condenado a permanecer anclado a la primera carrera que escogió. Acertar a la primera es muy complicado, y encontrarte lo que esperabas ver en clase aún más.

Eso sí, ten cuidado y no cojas un grado distinto solo porque lo que se espera de ti es ir a la universidad.

Dejar la universidad para trabajar

Si es tu caso, lo tienes difícil. Es muy complicado que te apoyen de manera real, aunque te digan que lo hacen.

Personalmente me parece la peor de las opciones, todos debemos formarnos, sea en la universidad, sea mediante otras instituciones, mediante mentores o incluso por tu cuenta.

Esto no quita que trabajes una temporada, hasta que consigas aclarar tus ideas, pero no te acomodes. Puede que al ver algo de dinero te ciegues y pienses que no necesitas formación. No caigas en ese error.

Hacer otros estudios

Si es tu caso, probablemente es que estés decepcionado con el sistema de educativo universitario. No se cómo estará la cosa en tu país, pero en el mío hace aguas por muchos sitios.

Ya no solo por la metodología, sino en muchos casos por los contenidos que intentan transmitir, prehistóricos o con errores. Esto es un problema mucho más grave en determinados sectores.

Por ejemplo, si estudias latín, sabes que este no va a cambiar, o que si hay cambios, son lentos, y leves.

Pero si estudias marketing, ¿de verdad crees que es igual en el 2020 que en el 2010? No tienen nada que ver.

Y este es el principal problema de las universidades, en muchas ocasiones están desactualizadas:

  • Largos trámites administrativos para conseguir imponer un nuevo plan de estudios.
  • Profesores que en muchas ocasiones no presentan motivación ninguna por transmitir sus conocimientos a los alumnos.
  • O profesores que llevan dando la misma clase desde que empezaron a trabajar y no tienen intención de cambiarla.

Para sectores relacionados con el emprendimiento, marketing, incluso contabilidad y dirección de empresas, la mejor opción puede ser acceder a una escuela privada y especializada.

Hace poco escuché una frase que me hizo reflexionar y que puede que sea aplicable a tu caso, párate a pensarlo, ¿contratarías a tus compañeros de clase si tuvieses una empresa?, ¿te pondrías en sus manos? Probablemente, y como decía esta persona, «ni aunque me pagasen a mi, contrataría al 95% de mis compañeros».

¿Qué podemos extraer de esto? Que la universidad, y gran parte de los estudios, es simplemente memorizar cosas que vienen en un libro, y como decía esta persona, para contratar a esta persona, me compro el libro.

Conclusión

Abandonar unos estudios no supone un problema siempre y cuando tengas motivos, y sobre todo, vayas a seguir formándote.

Si quieres tomar una decisión sin verte influido por opiniones ajenas, mantenlo en secreto hasta que hayas conseguido aclarar un poco tu mente.

Una vez tengas todo más claro, busca apoyo en amigos y familiares, ellos te entenderán.

Lecturas recomendadas:

También puedes dejarme tu opinión en la caja de comentarios 😄, te leo 👇🏻